Entradas

Última entrada publicada.

Viaje con nosotros.

Imagen
<<¡Aaaaayyyyyy, Manolo! Mira el Mercurio … mira el Júpiter>>, chillaba Lola mientras pasaba las páginas por la pantalla de su portátil viendo viajes y destinos a ciertos lugares del Sistema Solar. <<¿¡Cuándo me vas a llevar de vacaciones!? Recuerda que no fuimos de viaje de novios …  ¡¡¡¡Mira!!! El Saturno y sus anillos, vamos decídete hombre … >>, hablaba Lola a Manolo con voz de ruego mientras Manolo miraba la olopantalla sin hacer demasiado caso a su mujer bebiéndose el último trago de lo que quedaba de su vaso de cerveza. <<Mira las ofertas que tienen. Vacaciones en el Marte … Visite los planetas internos … Crucero por la lunas galilealeanas … o algo asín … Viaje de novios a los anillos del Saturno y alguna de sus lunas como Titan … >>, Lola literalmente chillaba a su marido Manolo que rascándose con la mano su barriga cervecera no la hacía ni el más mínimo caso. Manolo se enderezó un poco y estirando el brazo colocó el vaso en el mueble bar y …

Encontrando a un viejo amigo.

A pesar de los años transcurridos la tripulación formada por doscientos cincuenta hombres y mujeres no cejaba en su empeño, la búsqueda continuaba. Ciertas informaciones conseguidas en su último destino habían hecho que el comandante dudase sobre el nuevo rumbo a seguir, pensativo observaba el mapa de la ruta señalando con el dedo los lugares a dónde deberían ir a buscar: <<¡Comandante Martín! Aquí el piloto Bermúdez, señor>>, sonó por un altavoz. <<Adelante piloto, aquí el comandante>>, respondió Martín. <<¿Qué nuevo rumbo ordena, señor?>>, respondió el piloto. El capitán se mordió levemente el labio mientras miraba el mapa: <<De momento alejemosnos de Karlae 22389 c manteniendo la vertical – ordenó -, máxima velocidad hasta salir del sistema, luego vuelva a contactar conmigo>>. <<A la orden señor>>, respondió el piloto. El capitán se recostó sobre el asiento y empezó a notar como se hundía levemente dentro de el mientras l…

La locura.

Imagen
La luz entraba en el apartamento a través de las rendijas de una persiana que hacía tiempo que no se habría. Era una luminosidad muy deficiente para observar lo que ocurría en su interior más éso a Jorge no le importaba. Un olor acre a espacio cerrado y sin ventilar se esparcía por el alojamiento, Jorge permanecía dormido totalmente agotado por tantos meses de trabajo incesante. Se había aislado del mundo exterior, no contestaba a ninguna llamada fuese de quién fuese, hacía tiempo que no mantenía una conversación con nadie ni tampoco quería. La estancia permanecía cerrada a cal y canto, tan solo abría la puerta para recibir la comida que encargaba por Internet, pizza, hamburguesas, bocadillos, le daba igual con tal de no perder el tiempo cocinando, pagaba con tarjeta o con bitcoins. El aspecto del apartamento era deplorable, la suciedad campaba por doquier, cajas y envases de comida vacía se acumulaban en la cocina en cualquier sitio, tiempo hacia que no tiraba la basura. Las camas d…

Contrabando.

Imagen
Con el miedo en el cuerpo Sonia se fue vistiendo con su equipamiento deportivo para salir a hacer sus ejercicios de carrera diarios. Se uniformó con una malla negra ajustada, zapatillas blancas y rojas último modelo con suela antideslizante, calcetines altos deportivos blancos hasta las rodillas, peto rojo transpirable que le cubría el torso y los brazos para acabar con una sudadera negra impermeable de cuello alto con gorro, estaba perfectamente equipada para iniciar su entrenamiento. Sonia salió de su habitación temblando y se dirigió a la sala, en ella estaba su marido, Antonio, y sus dos hijos, Lorena y Javier. Antonio se encontraba sentado en la butaca muy nervioso fumando compulsivamente, los niños ajenos a lo que ocurría con sus padres estaban con sus juguetes alternando sus juegos y la televisión. Antonio tenia la cara asustada con los ojos abiertos de par en par y con voz de angustia se dirigió a Sonia: <<¿Lo llevas todo? Dejame ver que no se te olvide nada>>, An…